domingo, 26 de octubre de 2014

EL ÚLTIMO EN SALIR QUE APAGUE LA LUZ ( poema begoña casáñez clemente. Pintura de Hopper)

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
El ÚLTIMO EN SALIR QUE APAGUE LA LUZ
 
Sin la herida, el hombre, no intentaría nada,
de modo que lo mismo que te mata, te salva la vida.
Es el principio de las vacunas,
o de la escoriación en el tronco del árbol,
sin la herida no hay regeneración, no hay crecimiento.
Pero es una terapia peligrosa, el exceso, la sobredosis,
vuelven el proceso irreversible,

 la víctima lasa, abandonada al dolor,

pierde toda perspectiva de la realidad a la que pertenecía
antes de la agresión fatal y repetida,
que va inoculado en ella el miedo; 
El miedo, que es un sarpullido que se expande y lo cubre todo,
y deja la piel marcada con pequeñas cicatrices.
La víctima, entonces, se convierte en un juguete  abandonado
detrás de la puerta, que el asesino, silenciosamente, cierra tras de si.
 
 
begoña casáñez clemente

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario