viernes, 6 de marzo de 2015

LA CAPILLA DE LA SOLEDAD (poema y fotografía de begoña casáñez clemente)

 

 
“Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.” Mahatma Gandhi.
 
LA CAPILLA DE LA SOLEDAD
 
Aquella mujer de la sala de espera del dentista
sacó de su bolso de alta gama,
un teléfono móvil de última generación,
en el que sonaba la polonesa de Chopin.
En su gruesa muñeca giraban
un rollizo número de perlas naturales,
y en su dedo meñique una obesa sortija de oro,
remarcaba la nada agraciada anatomía de la mano.
Entre los michelines del cuello,
se hacía hueco otra larga ristra de arena nacarada,
y la voz sonó grave y rasposa
anunciando a su hija su inminente visita
al Cristo de Medinaceli,
y el almuerzo en el club más selecto de la ciudad.
Habló también del tiempo,
y de lo impresionada que estaba “la chica”

con la cantidad de agua

Que recogía a diario el aparato deshumidificador.
“La chica”, mujer deshumanizada
hasta el punto, de no ser llamada por nombre alguno.
 
 
begoña casáñez clemente

No hay comentarios:

Publicar un comentario