viernes, 26 de mayo de 2017

UN GATO MUERTO (poema y fotografía de begoña casáñez clemente).


                                                            


                                   



                                                             UN GATO MUERTO


Toda mi hostilidad se transformó en ternura,
al descubrir en tu mirada, ese destello de confusión
de los ojos de un niño,
cuando se encuentra, a la vuelta de la esquina,
un gato muerto que detiene su carrera eufórica.
La mirada de un niño enfrentado por primera vez
al inaprensible final de la vida,
que está a la vuelta de cualquier esquina,
y en la esquina misma.
El destello de la sorpresa y el miedo,
el ceño fruncido ante lo impensable,
la cabeza gacha, las manos caídas...
Y el silencio.


begoña casáñez clemente

No hay comentarios:

Publicar un comentario