miércoles, 28 de junio de 2017

NOVIEMBRE (poema y fotografía de begoña casáñez clemente)







NOVIEMBRE

He vuelto renovada, llena de luz de cementerio,
una pátina de ternura me envuelve y acaricia.
Recogí las flores muertas de mis muertos,
que guardo en tarros de cristal sobre la mesa,
y les dejé flores vivas de pascua,
rojas de pascua, con la sabia corriendo por los tallos,
y les di la noticia del nuevo alumbramiento,
seguimos en la tierra y ellos siguen viviendo.
El sol les acompaña hoy en la colina de los huesos olvidados,
y el silencio también está con ellos,
adornados de rojo y de futuro, mis muertos.
Yo seguiré contando el tiempo entre los segundos,
y coseré mi boca, para no despertar a un niño dormido.
El acto de la muerte se prepara en silencio,
nuestro cuerpo la ansía y la busca y se desgasta,
la vida la niega,
pero la vida es el sueño de la muerte.

Se quemarán los días fríos de noviembre,
que encenderán, el largo olvido blanco.


begoña

viernes, 26 de mayo de 2017

UN GATO MUERTO (poema y fotografía de begoña casáñez clemente).


                                                            


                                   



                                                             UN GATO MUERTO


Toda mi hostilidad se transformó en ternura,
al descubrir en tu mirada, ese destello de confusión
de los ojos de un niño,
cuando se encuentra, a la vuelta de la esquina,
un gato muerto que detiene su carrera eufórica.
La mirada de un niño enfrentado por primera vez
al inaprensible final de la vida,
que está a la vuelta de cualquier esquina,
y en la esquina misma.
El destello de la sorpresa y el miedo,
el ceño fruncido ante lo impensable,
la cabeza gacha, las manos caídas...
Y el silencio.


begoña casáñez clemente

sábado, 24 de diciembre de 2016












JAZZ SIN MÚSICA



Tantos años han pasado amiga.
Sigues pensando que los chicos son tontos?
Cuándo has sabido la verdad?
Nos reíamos con la seguridad de la inmortalidad,
y era una risa que surgía de todas las cosas.
Cuando has dejado de reirte asi?
Sigues  trenzando tu pelo ?
tal vez se lo trences a tus hijas...
Aunque estoy segura de que la bicicleta
ha quedado oxidándose en el desván,
me gustaria que saliesemos a recorrer la ciudad,
tú y yo frente a la vida, riéndonos,
como cuando pensábamos que los chicos eran tontos
porque no sabíamos que escondían la llave,
no podíamos imaginar, que después de cerrar nuestra puerta,
la tirarían al estanque de los sapos amarillos,
amiga, aunque estoy segura que la bicicleta
ha quedado oxidándose en el desván,
me gustaría que saliésemos a recorrer  la ciudad.



                                                                       begoña

miércoles, 24 de febrero de 2016

LA NARIZ DE DIOS (poema y fotografía de begoña casáñez clemente)


                                                                                         



 
                                                                LA NARIZ DE DIOS



Oh! Dios,

Hace tiempo, cuatro años ya, te dije:

Ese licor amargo acabará con ellos.

Lo pusiste en sus entrañas al tiempo que al amor.

Y  ahora ves que creció junto a él,

Y con él fue regado.

El viejo mito se repite,

Caín y Abel

No pueden sobrevivir bajo el mismo cielo...

¡Huye! ¡Huye Abel!


begoña casáñez clemente 

jueves, 21 de mayo de 2015

LA GENTE QUE PASA (poema y fotografía de begoña casáñez clemente)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LA GENTE QUE PASA
 
 
 
Me gustaría tanto poder sentarme
en un banco de un parque desconocido
a mirar a la gente pasar.
Un parque en el que el sol de la tarde
se colase entre los resquicios de las rosaledas y los plátanos,
proyectando extrañas formas de luz sobre la hierba de los jardines,
y tocase mis piernas inertes y también mis manos cansadas...
quedarme ahí, mirando a la gente pasar
sólo eso necesito, un parque desconocido, el sol de la tarde
y gente que pasee,
 
así de pobre soy.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
begoña casáñez clemente
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

lunes, 18 de mayo de 2015

EL PRIMER SILENCIO (poema de begoña casáñez clemente.fotografía de Modesto Clemente )

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EL PRIMER SILENCIO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
He vivido siempre con la tristeza a flor de piel.
El aire que se levanta cuando alguien pasa por mi lado,
me duele como si todo mi cuerpo estuviese quemado.
Los espejos dejaron de divertirme en algún momento,
y olvidé el color de mis labios y dejé de quererme.
No supe de la belleza de mi boca, hasta que los dientes
comenzaban a dolerme, y mi aliento perdía su frescura.
Mis manos perfectas en días dolorosos como cualquier día,
son ahora el venoso recuerdo de un injusto pago...
Ellas que nunca repararon en esfuerzos inútiles
y padecieron tantos cortes profundos y, ahora lo sé, humillantes.
Debo regresar a la luz de la infancia
para alcanzar al perfección de la mirada nueva,
recuperar así, el éxtasis del primer atardecer…y del primer silencio
 
 
 
 
 
 
 
begoña casáñez clemente
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 17 de mayo de 2015

LA MÚSICA DE LAS ESFERAS (poema y fotografía de begoña casáñez clemente )


 
 
 
 
 
 
 
 
                                                                                
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
                                                                                   

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LA MÚSICA DE LAS ESFERAS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Mi vida, que rebota en la luz y en la materia,

viene de la materia y de la luz.

Son
las cuerdas que vibran

al ritmo de la música de las esferas.

Camino, como una funambulista ciega
 
por la fina cornisa de tus párpados.
 
Me sumerjo,  azulada y febril,
 
en la lunar indiferencia de tu mirada líquida.

En noches como ésta,  me pierdo en los recuerdos,

girando en el infinito laberinto del cosmos.

Me da miedo el camino que ha dejado una estrella

en la insondable sima de tu iris.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
begoña casáñez clemente