jueves, 10 de mayo de 2018

LA SOLEDAD DE LA ARAÑA





                                                                      





                                                        LA SOLEDAD DE LA ARAÑA

                                                                              (6)


                                                           LAS ESTRELLA MUERTAS
                                                            

La luz de la pantalla del ordenador saliendo de la habitación del final del pasillo, se prolongaba y perdía intensidad hasta iluminar apenas la puntera de sus zapatos al cerrar la puerta de calle.  Pensó en la luz de las estrellas muertas haciendo exactamente lo contrario, abandonando su estrella  y  viajando por el espacio como  un fantasma o último aliento durante miles de años, que tal vez solo sean segundos de una escala superior inconcebible.

Apoyada en jamba de la puerta miró a Raúl que dormía vuelto su cuerpo hacia la pared, de manera que su espalda brillaba como una superficie pulida, palpó su tacto sin acercarse, la memoria le devolvío su suavidad a las palmas de las manos.

Bajo la  lluvia caliente de la ducha, de pronto, sintió una intensa pena. No era la primera vez que le ocurría, y lo peor era que, después de varios arrebatos de pena y de llanto, dejaría de sentirse con ánimo para salir a la calle, para hablar con nadie, y por supuesto, no soportaría la idea de trabajar durante todas esas horas. Sería totalmente imposible. La última vez, el médico le había recetado unos ansiolíticos, que ella renegando de si misma por  no tener la suficiente fuerza para negarse y continuar con su vida, tomó durante algún tiempo. Pero parecía que la mejoría o lo que le había parecido la cura, era solo un espejismo, pues allí estaba, de nuevo con una angustia que crecía en su pecho y la oprimía, pues ya no se trataba de la pena  o el llanto, sino de la certeza de lo que llegaba después, una nube negra que permanecía largo tiempo cubriendo de sombra su vida.




begoña casáñez clemente
(fotografía de begoña casáñez clemente)


Próxima entrega 9 de junio de 2018

jueves, 3 de mayo de 2018

HAIKU





                                                                                 
     


                                                                             HAIKU



Hay una mano

que se acerca a tu nuca

en la oscuridad





                                                              begoña casáñez clemente
                                                                 (fotografía de google)




miércoles, 2 de mayo de 2018

CÎHANÊ

         
                                                                             




                                                                 
                                                                          CÎHANÊ


                                                                               (9)


                                                                     LA CLAUSURA

Se dirigió al apartado de las pinturas. Todas las que hasta entonces había podido contemplar, representaban  bandejas con objetos que no reconocía, pero le bastaba con detenerse en los colores provocativos, podría decirse beligerantes. Había oposición en ellos. Algo incorpóreo oclusionaba levemente la garganta, y la piel se erizaba al admirarlos. Como saliendo de las sombras, empujada por una fuerza que se escondía tras ella o formaba parte de su ser, una figura redonda, de un color semejante al de la tierra oxidada, intenso, iluminado en sí mismo, se abría paso entre la oscuridad barnizada del lienzo. Pasó las yemas de los dedos sobre ella, y fueron embriagadoras, la profundidad  y la suavidad que se manifestaban a la vista, en contraposición al tacto de la superficie plana, y su textura rugosa.
Se dejó resbalar apoyada su espalda contra la pared algo húmeda. La cabeza le daba vueltas. Entonces lo vio. Un cuadro que representaba humanos del Fagocyt. Podía asegurarlo por sus peinados. Se acercó vacilante y sorprendida, ¿de verdad eran así?. Ahora entendía por qué  no se hacia nunca una descripción de estos hombres, siempre sustituidos por maniquies sin rostro, por soportes en los que colgar cabellos y ropajes.
 ¡De manera que eran así!. No tenían como ella, atezado pelo cubriéndoles el cuerpo ni la cara. Eran esbeltos, ella ruda. Sus rostros eran delicados, sin morro ni enormes dientes como los suyos. Eran hermosos individuos que reían juntos, bajo árboles que dejaban colarse entre sus ramas la luz del rojê. Se tapo la cara con las manos, avergonzada ante aquellos seres, ideales habitantes del día. 
Caminó con la mente repleta de pensamientos incontrolables. El vino, había abierto hoy demasiadas puertas prohibidas. Al llegar ante el muro que daba paso a su odeyê, supo que tras él había dos personas. Era de esperar, pensó recordando el inverosímil encuentro de esa mañana en el elevador. Las coincidencias no estaban permitidas. Aquellos vigilantes, no se irían hasta que ella no regresase, y si lo hacía, la Gran Planicie sería su destino.
Volvió a la sala de los cuadros, desde allí su temperatura no la delataría. Se tumbó en el centro y contempló la vida desde los siglos. Su clausura estaba próxima, pero lo haría sin sangre, simplemente dejaría que la energía abandonase totalmente sus células. Allí mirando aquellos seres prodigiosos. Aquellos dioses de los que ella descendía.
                                                    

                                                                  DAWÎN
                                                  

*Dawîn-final./ Rojê-sol.

SUROESTE DE AMASIA
AÑO  DIECISIETE DE LA ERA SUPRASÁLVICA


begoña casáñez clemente
(fotografía de begoña casáñez clemente)





martes, 1 de mayo de 2018

CÎHANÊ


                               

                                                                             


               

                                                              
                                                                         CÎHANÊ

                                                                              (8)


Sin saber cómo ni preguntárselo, fijaba la mirada en un punto concreto de una de las paredes de su odeyê, y aparecía un lugar fantástico, o quizás onírico, pero que en cualquier caso, era, desde hacía tiempo, su motivo de vida. Atravesó la pared que no opinía resistencia a su cuerpo.
Aquellas calles conformadas por barrel apilados, se habían convertido en su padîşahiya* y eran suyas. Caminó aspirando el peculiar aroma. Cada uno de sus pasos se repetía en el espacio.
Esta inmensa odeyê, disponía de un apartado con cuadros, y pirtûka* cuyo código ella conocía, pues en sus visitas al Museum, aunque torpemente, había llegado a entendelo, al menos a comprender su estructura. En uno de estos pirtûka, que estaba segura hablaba sobre el vino que contenían los barrel, una hilera de palabras  o frase,  decía:  "Estos caldos deberan descansar en maderas", esto es, las cortezas gruesas de árboles de la era protosálvica, de "roble americano" en concreto, y en un márgen, el dibujo de uno de estos árboles, ¡una maravilla!, no se podía creer que algo tan bonito hubiera existido, intentar imaginar uno de ellos le provocaba emociones. No estaba autorizada a sentirlas, nadie lo estaba, aunque sabía reconocerlas y había llegado a la conclusión de que no eran causadas por ningún bacilo como les hacían creer. Las había sentido durante toda su vida, y siempre aparecían al enfrentarse a  lo enorme. La infinitud del universo, la vastedad de la tierra, el desconocimiento de la canê*, pero, hasta que no había empezado a libar del primer barrel, no se había atrevido a recrearse en ellas. El vino cambiaba la percepción de la realidad. Dentro de aquellos remotos contenedores había incontables llaves, que abrirían otras tantas puertas a la misma cantidad de sensaciones desconocidas. Estaban cubiertos de segundos, caídos sobre ellos como una gota de agua eterna sobre una piedra puliéndola silenciosamente, hasta derramarse en un Çen que discurre hacia la inmensidad azul de un deryayê. Si tocaba uno de ellos, estaba tocando los ciclos y ciclos transcurridos. Estaba sin duda en un mundo aparte y remoto, era un viaje en el tiempo y aquellas odeyê eran suyas, y aquel era su vino. Dedicaría su vida a descifrar los mensajes de los pirtûka. Nadie debía descubrirla. Una placentera euforia jamás sentida la recorrió. Se quitó las gafas y en medio de la oscuridad más opaca, el silencio parecia gritar palabras desconocidas que sonaban dos veces, repitiéndose en el aire, como sus pasos se repetían.



Padîşahiya-reino, / *Pirtûka-libro, / *Barrel-barril, / *Canê-alma, /  *Deryayê-mar.



begoña casáñez clemente
(fotografía de begoña casáñez clemente)


lunes, 30 de abril de 2018

CÎHANÊ

                                                                         

                                                                     
                                                                       
                                                                       




                                                                             CÎHANÊ

                                                                                   7

                                                                  

En la puerta de la central de transporte, una mujer la miró hincándole los ojos. Estaba segura de haber escuchado su pensamiento al pasar cerca de ella, hubiera jurado haber escuchado, Ken. Pudo asegurar entonces que su percepción telepática estaba enardecida.
A su parecer, todo esto era alarmante. Primero la paradigmática coincidencia del elevador, y ahora esta mujer antipática, y aunque estaba segura de poder aislar los recuerdos en una nasa inviolable de neuronas, y recurrir a ella a voluntad propia, tal vez su mente la estaba delatando sin que ella se pudiese dar cuenta, al fin y al cabo desconocía los posibles efectos que causaría el consumo de aquella sustancia. Pero aunque así fuera, ¿cómo había sido posible que la casualidad la hiciese coincidir con aquel visitante?. Acaba de recordar la sibê en la que él había participado. Este deslíz de la vigilancia  era  imposible. Reparó entonces, en que la estaban vigilando, en que siempre los vigilaban, más allá de lo que nadie pudiera imaginar.

Descendió los cuatro niveles y al entrar en su odayê percibió de nuevo el olor. En un curso ambiental, les habían mostrado diferentes tipos de aromas del planeta. Ella había puesto gran interés, en las fragancias de la tierra de la zona en la que vivía, y reconocía claramente ese su matíz acidulado.
La región de Amasia en la que habitaba, había conformado una península llamada Iberian, cuyo istmo al plegarse encumbró la cordillera de la Cruz, que debe su nombre a que en su pico más elevado, Montaña León, hay una cruz de hierro, cuyo origen continuaba sin confesarse. Una vasta superficie al sur de este territorio, había sido productora de unas cepas vegetales engendradoras de un organismo racimoso que al prensarlo liberaba un jugo dulce, que se transformaba  en un fluido utilizado como antioxidante de consumo humano. Era el vino producido en la parêzgehê* de Córdoba rodeada de los Çem*, Guadalquivir, Guadajoz y Genil. La grava, las raíces fósiles y la hojas, de las que se alimentaban, procedían de esa zona , que  era la cuna de la glucosa de Amasia, en dónde la grape germinaba, para ser clonada y adaptada a las exigencias climáticas de una inabordable zona del interior del continente, que  abastecía a todo el cîhanê.

Retiró su avituallamiento del buzón. Dos bolsas de raíces de cepa palomino, una de celulosa. Un litro de agua de Teror, lugar de unas islas atlántidas también asimiladas al continente, reconocido por aportar a los dientes minerales imprescindibles que su recién extrenada dentadura acaso necesitase. 
Debería apresurarse  para poder disfrutar de su secreto. Disponía tan solo de media hora más de la estipulada. A pesar de colocar peso templado sobre el fondo del sarcófago, estaba segura, de que en l
a central termométrica no tardarían en percatarse.
Masticó la porción de celulosa de su hoja de grape, molió con su nueva dentadura tierra y lodo de la ribera del Genil y bebió su ración de agua. Sintió el inminente arranque de una taquicardia que contuvo respirando lentamente en una bolsa. No podía permitirse que detecteran lo acelerado de su latido, porque entonces irrumpirían precipitadamente para examinarla. Las operaciones de implantes c
omo la de hoy o la del rumer, en ocasiones causaban leves alteraciones cardiácas transitorias, que eran corregidas con presteza por el servicio de vigilancia médica de cada complejo odeyêtico.



*Ken-rara,/*Parêzgehe-provincia, /  *Çem-río,



begoña casáñez clemente
(fotografía de Begoña casáñez clemente)









sábado, 28 de abril de 2018

CÎHANÊ

                        




                                                                            





                                                                        CÎHANÊ
                                                                        
                                                                              (6)

                                                                      FAGOCYTE


Le apasionaban la cantidad de objetos extraños de los que se rodeaban los antiguos pobladores. Era asombrosa la parafernalia imprescindible para cada actividad que realizaban en el periodo Fagocyte, que comprendía los sedsalan*  del XIX al XXX. El  pabellón dedicado a  este momento de la çîrok*, era el  que más la atraía. Sus favoritos eran los megasalones del peinado y la alimentación. Encontraba prodigiosas  las cabezas con cabellos largos de diferentes colores, y los laboriosos procesos para exhibirlos ante los demás. La cantidad de tiempo diario que en ello empleaban, les hubiese supuesto la expulsión a La Gran Planicie, y no digamos, el necesario para, lo que ellos llamaban "cocinar", los alimentos que, a su parecer un tanto repulsivos, consumían diariamente en cantidades, de todo punto sobradas. Disponían de espacios específicos, a los que  acudían para la degustación de productos sinnúmero que en ellos se procesaban, o mejor, "cocinaban", como los animales del mar, de los ríos o de piletas, y  la carne de todo tipo de seres, que aparecen detallados en una debida lista existente en la biblioteca del Museum. Sería arduo enumerarlos uno a uno, pues devoraban casi cualquier tipo de organismo, que eran dispuestos y expuestos en diferentes tipos de recipientes, al calor procedente del fuego o de la electricidad, utilizando además acelerantes grasos o líquidos en el proceso. Aturdía pensar la toxicidad de todos los elementos que componían su dieta, y el desgaste celular subsiguiente a cualquier ingestión de estos alimentos elaborados por procedimientos tan nocivos. Según los paleontologistas, las enfermedades que padecían, y eran muchas y algunas terribles, inimagibles en la actualidad, debido a las cuales debían ser sometidos a curaciones tortuosas, estaban relacionadas con su nutrición delirante. El periodo Fagocity pertenecía a la era Protosálvica, caracterizada por la actividad acaparardora y acumulativa de objetos, que canjeaban por trabajo, de manera que, a cambio de su energía vital, recibían una cantidad de monedas o crédito, con las cuales o el cual, se procuraban ellos mismos la glucosa, a través de mercancías que abarrotaban grandes superficies. Una vez que la manutención de sus células estaba garantizada, el resto del crédito, lo utilizaban para llenar sus odeyê con objetos para varios usos, o tal vez sin ningún fin específico. La mayoría de ellos pasaban a ocupar un lugar, y permanecían en él, hasta que, por motivos no resueltos aún, eran sustituídos por otros, o su posición modificada. Es este un hecho avalado por el "FOTOALBUM", (tal y como reza en su tapa roja con ribetes dorados) hallado en  un yacimiento del Norte de  Europa, en una área llamada Almanyayê*. En ese ÁLBUM, aparecen  imagenes de un clan o en cuaquier caso, un grupo, formado por  las mismas personas, que se fotografiaron (acto de impresionarse en un instante determinado, en varios tipos de soportes), delante de un núcleo de fuego, junto a un árbol que parece brotar dentro de  sus odeyê, del que pendían bolas de colores. En algunas de las imagenes, entre las que se sabe que ha pasado tiempo, pues los individuos han avanzado hacia la clausura, colocados sobre una balda en uno de los muros, se pueden apreciar objetos, que en la fotografía correlativa han sido sustituídos por otros. Pero lo más pasmoso, son las personas. Las mismas, en diferentes periodos de sus cortas vidas, de apenas cien años de duración. Pensó en su existencia  demasiado fugaz, en que esa brevedad no era susficiente para realizar ningún proyecto, de manera que volvía imprescindible una colaboración intergeneracional, y que como además, debían procurarse ellos mismos la glucosa, su lacónica supervivencia estaba destinada a esa  prioridad. Para peor, vivían sin la seguridad de que su clausura no sucediese en cualquier momento, puesto que acaecía aleatoriamente. Ésto era algo, que aún haciendo uso de sus más elevados niveles de empatía, no podía imaginar. ¿Qué efectos estresantes produciría en el organismo esa amenaza constante de no saber cuándo se dejaría de ser?. ¡Que tremenda sensación de impotencia comenzar algún proyecto, sin la seguridad de poder estar presente en su conclusión!. Esta angustia inconcebible a la que vivían sometidos, les convertía en héroes a sus ojos.



begoña casáñez clemente
(fotografía de begoña casáñez clemente)

viernes, 27 de abril de 2018

CÎHANÊ

        



                                                                               





                                                                       CÎHANÊ   

                                                                             (5)

                                                                          TOUR


Reconoció a un ocupante del elevador, le pareció uno de los tertulianos de la última Sibê. El celo que los dictadores empleaban para evitar estas coincidencias era conocido. Para ello se habían invertido esfuerzos titánicos en estrategia, ya que la viabilidad del sistema dependía de que esta premisa fuese cumplida escrupulosamente. Así que, el hecho de una fisura en el imbrincado organismo de  vigilancia, resultaba poco menos que apocalíptico.

Al acceder al exterior, una enorme y pálida luna redonda iluminaba la nokte*. En su cabeza un solo pensamiento, ¿qué significaba aquel encuentro?. Estaba segura de que no era casualidad. La casualidad hacía siglos que había sido erradicada, como un virus o el asesinato. Todos sabían de  algunos accidentes de teletransportación, mas la probabilidad de que uno de ellos sucediese, era un factor a desdeñar en cualquier ecuación realista.
Subió a la cinta que la conduciría al complejo médico. Estaba citada para la implantación de la detadura definitiva, la cual la componían piezas más grandes y aplanadas, apropiadas para masticar cortezas, que a partir de su edad eran incluidas en la dieta. También debía presentarse a renovar la flora baceriana de su rumen, y en el sector de ginecología le extraerían ovulos. Después de estas intervenciones, no debería volver hasta el siguiente deh sal*.
Nunca se producía  alteración en los horarios previstos, así que su tour clínico concluyó a la precisa hora en la que debía terminar. 

Para apurar su  permiso eligió pasar el resto de la nokte en El Museum.  Después de innumerables ruegos ya vejatorios, había conseguido de los dictadores, un pase especial como xwendekaran* de los colores. Y de esa forma podía acceder a este edificio, que gritaba secretos indescifrables, al menos para los moradores de las galerías subterráneas. Los otros, los dictadores, que  habitaban la superficie exterior, conocían las respuestas, por lo que sus rostros eyectaban condescendencia sobre los que como ella no pertenecían a La Elît.    



*Nokte-noche   /  *Cîhane- mundo /  *Deh sal-decenio / *Xwendekaran-estudiante / *Museum-museo / *Derketin-salida


begoña casáñez clemente
(fotografía de begoña casáñez clemente)